Hamilton: El musical de éxito en Castellano

Hamilton: El musical de éxito en Castellano

Hamilton: El musical de éxito en analizado en Castellano

Hablemos de algo bonito, hablemos del musical estadounidense que ha estado triunfando ante el asombro de muchos, hablemos de Hamilton. Basada en la historia real de Alexander Hamilton, esta obra se representa en EEUU y, recientemente, también en Inglaterra. Así que, a menos que puedas permitirte llegar hasta allí para verla, tendrás que conformarte sólo con escuchar sus canciones en youtube o, si eres de esos, en spotify.

Por cierto, al final del texto dejaré un enlace a una lista que he creado en youtube con todas las canciones (50 maravillas) de la obra.

Y qué canciones.

No se espera menos de un musical, pero la razón de su fama son sus canciones. Incluso cantaron para el presidente Obama en una ocasión.

El autor de las mismas, es ni más ni menos que el actor que canta y hace de Alexander (no se merecía menos): Lin-Manuel Miranda. Para que lo recordéis al escucharlas.

Podría pasarme el resto del texto adulando la obra, al autor y todo eso, pero creo que mejor pasaremos a describir las canciones con más precisión.

Ahora, lo primero que notas al poner cualquiera de sus canciones es el rap. Bastante rap, de hecho. No es algo malo, ni mucho menos, pero sorprende un poco al principio. Sin embargo, pasada la sorpresa te das cuenta de que está tan bien utilizado, tan bien acompañado, que incluso si no te gusta demasiado el rap (como es mi caso) acabas enamorándote igual de esas partes. Y es que son las más importantes, las que te cuentan la historia, los hechos, los pensamientos de los personajes, que no solo se limitan a Alexander.

Uno de los grandes toques que lo hace tan profundo es, de hecho, la variedad de perspectivas. Pero empezemos por el principio. La obra se divide en dos partes. En la primera, donde todo sale bien y ganan la guerra de la independencia. La segunda, donde todo se va a la m*&$a y todos mueren… Ja.

Por otro lado, una serie de “frases clave” unen canciones y, sobre todo, personajes. A lo largo de la obra, todos ellos van evolucionando, van desarrollándose como personas, cambiando sus “frases clave” y al final todo está unido. Hay canciones que se parodian a sí mismas, otras donde solo cambia la letra, otras donde se introducen cachos de anteriores. TODO ESTÁ UNIDO. 

Bien, ahora sí: primera parte, primera canción.

Alexander Hamilton. Es lo que llamaríamos un resumen como es debido, con spoilers y todo. La primera canción y ya te cuentan quien muere, quien mata, quien ama y quien deja de amar. Teniendo en cuenta que aún no tienes muy claro quién es quién puedes dejarlo pasar, pero personalmente me parece un comienzo excelente.

Segunda canción, Aaron Burr, Sir. Sir es una palabra que oirás mucho, por cierto.

Se presenta a Aaron Burr. Primero amigo, finalmente enemigo de Alex. Ambos comparten la clásica relación de amor-odio. Frases como “Wait for it” “Talk less, smile more” se relacionan con este personaje al principio. Te lo pintan como alguien reservado, cobarde incluso, que nunca toma acción, que prefiere esperar, mirar desde lejos y apostar a seguro. Más adelante, se explica el porqué de su actitud en “Just you wait”, permitiéndote ver las cosas de su modo, sentir un poco de simpatía y decir “Ahhh, bueno, vale”.

Por otro lado, encontramos a las hermanas Schuyler ( 3 hermanas, pero sólo 2 importan). La menor de ellas, Eliza, se enamora de nuestro querido Alex y BUM “helpless”. ¿Y la mayor? Angelica. Apoyo moral y un secreto compartido, otra perspectiva, “Satisfied”. 

Cambio de escena, guerra. Mucha guerra (cabe destacar que aquí están las mejores canciones). Destacable la canción del duelo “Ten Duel Commandmens”, que luego aparecerá camuflado en otros dos duelos. También la intervención del rey de Inglaterra, con una canción que se vuelven tres (practicamente solo cambia la letra). Su personalidad medio psicópata (risa malévola o inocentemente feliz mientras habla de matar a tu familia, mucho baile…) es lo mejor.  Por último, el personaje de Washington, sencillamente genial. Además, comparte una relación padre-hijo con Hamilton que es enternecedora. De él salen las mejores frases y trozos de canciones: “Who lives, who dies, who tells your story”, “History has its eyes on you”.

Por último, que acabo de recordar que no lo he mencionado, está Hamilton. Con su pobre pasado (literalmente), su ingenio, su energía y sus ganas por luchar. “I am not throwing away my shot”, es su mantra personal y se le repite de fondo cuando, más adelante, duda si aceptar un ascenso.

Eso para la primera parte. La segunda es más deprimente pero igualmente recomendable, sobretodo por el precioso final. La mujer de Miranda (el autor) comentó que él lloró escribiendo la letra y que no le dejaba consolarle.

Pero en serio, la segunda parte es realmente emotiva. Sobretodo porque el final es una desgracia detrás de otra.

Respecto al amor, que tiene mucho que hacer aquí, aparece Philip, hijo de Hamilton y Eliza. Además, Hamilton demuestra no ser tan honesto como parece y comete un error…repetidamente. Y luego lo empeora todavía más. Y más y más hasta que le explota todo en la cara. Pero se arrepiente mucho así que bueno, lo que consideréis. Ella le perdona. Acabado este tema, sigamos.

Aparte de la obvia maravilla de melodías, estribillos, tonos, que abundan a lo largo de la obra, también los detalles hacen mucho.

Por ejemplo (no están en orden ni nada, entropía):

Farmer Refuted – es una canción compleja. Una pobre víctima de Hamilton intenta dar un discurso que repite dos veces para nuestra facilidad de comprensión, pues la segunda vez que canta Hamilton comienza a interrumpirle. ¿Por qué compleja? Porque ambos dicen opiniones diferentes mientras Hamilton se las apaña para coincidir con él en algunas palabras e incluso frases. El resultado es super bonito y si te paras a revisar la letra verás que está muy bien pensado.

My shot – la palabra “shot” de la frase de Hamilton se aprovecha y usa para referirse en una sola canción a: oportunidad, bebida y disparo.

Stay Alive Reprise – uno de los personajes muere. De fondo se oye un corazón latiendo, hasta que deja de latir…fijaos.

Say no to this – ¿Recordáis el “helpless” de Eliza? Pues ahora el pecado personificado vuelve esa palabra contra Alexander para tentarle.

Blow us all away – Creo recordar que fue en “My Shot” dónde Alexander dice: “I’m only nineteen but my mind is older”. ¿Adivinad quien dice exactamente lo mismo a la mitad de la segunda parte? Exacto, nuestro dulce Philip. Tal padre, tal hijo.

Hurricane – Esta canción en especial me parece muy importante, no por su calidad sino por su significado. Ya anteriormente habían canciones que justificaban las acciones de los personajes, como “Wait for it” y “Satisfied”, entre otras. Ésta no es diferente. Algo que Alexander hizo y por lo que todos diríamos: “Mala elección, muy mala elección” (y muchos insultos y gritos internos), de repente se vuelve en algo, sino lógico, al menos comprensible. Así, cambias a decir algo tipo: “Okay…mala elección, pero puedo entender porqué lo hiciste”. Aún así muy mala idea. Y no somos los únicos que lo piensan. De fondo durante casi toda la canción se puede escuchar la muletilla de Aaron Burr “Just you wait”, avísandole de lo que todos pensamos.

Y no es la primera vez que aparece esa influencia en Alexander. También en “The room where it happens” admite estar siguiendo sus consejos de “Talk less, smile more”

Pero bueno, se está haciendo largo. Sinceramente podría seguir hablando de esta maravilla, que literalmente me han hecho sentir la música por primera vez en mi vida. Seguramente para vosotros no sea un descubrimiento tan chocante, pero tenía que introduciros. Era mi deber como persona y lo he cumplido. El resto tendréis que escucharlo vosotros.

Por si a alguien le interesa, creo que “The world was wide enough” es fácilmente una de las mejores, aunque también una de las más subestimadas. Hay mucha parte hablada, y quiero decir hablada, pero es la unificación máxima de todo lo anterior y me parece increíble cómo, solo con la voz, consiguen trasmitir tanta emoción.

Por cierto, en ésta última también se dice la frase “raise a glass to freedom”, que hace referencia a una de las primeras canciones: “The story of tonight” y, como metáfora, se usa cuando Hamilton alza su pistola, como un vaso, al cielo, buscando la libertad, en cierta forma.

Mi favorita personal es “Who lives, Who dies, Who tells your story”.

Sobre las voces, y ya es lo último, la verdad es que me costó un poco acostumbrarme a la voz de Alexander (es un poco rara pero se le coge cariño). Mi favorita sin duda es la del rey.

Sobre la lista del enlace, os la recomiendo enormemente, al menos para la primera parte de la obra (primera canción no incluida) por la animación que le acompaña. Es sinceramente buena. Por desgracia, la segunda parte todavía no cuenta con tantas…opciones. Además, la autora de las animaciones de la primera parte poco menos que se saturó de tanto Hamilton haciendo los vídeos. Para compensarlo hizo el último vídeo de la lista, que es básicamente un pedazo resumen del musical entero de más de 7 minutos de duración. Así que se le perdona. He intentado recopilar las que creo que son las mejores animaciones de cada canción, aunque tengo que decir que en “Take a break” intenteis no asociar la voz de Philip con su animación, no concuerdan y duele.

Por cierto, la canción de “First Burn” que aparece en la lista en realidad no pertenece al musical, no se muy bien de donde sale, pero fue la primera que escuché y sinceramente me gusta más que la original “Burn”, por eso la he incluido.

¡Disfrutad!

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Solo registrados usuarios pueden comentar.