SpringFestival desde el público

SpringFestival desde el público

Dos días, viernes y sábado. Dos escenarios, Ambar y Jägermusic. Un lugar especial, cerca del mar y con vistas del castillo iluminado al fondo. Así fue el SpringFestival 2018.

Recinto súper preparado con FoodTrucks de hamburguesas, bocadillos de carne a la brasa, patatas fritas… Zona chill out entre ambos escenarios y rodeadas de barras, con asientos, pantalla y proyector incluidos (echaron la final de la Champions), que separaban ambos escenarios y permitían una acústica excelente. Esta zona neutral permitía separar el sonido de los escenarios haciendo que uno no eclipsase al otro en ningún momento. También un puesto de Jägermeister, un camión de D. Franklin y un pequeño fotocol formaron parte del festival.

 

Primer día. Viernes 25. Comenzamos con el escenario de electro, Jägermusic, con Nat Vegas. Poco a poco la gente va entrando en calor con la música y la cerveza en mano. Luego en Ambar, escenario de indie, comenzamos con una mujer de traje lila, La Bien Querida. A medida que iba dando el concierto el sol se iba poniendo, lo que fue algo espectacular. Más tarde Los Punsetes (Arsenal de excusas) y Los Planetas, (Zona autónoma permanente) consiguieron que la gente terminase de entrar de lleno en el festival. Mientras, en el otro escenario, Freazer con temazos consiguió poner el corazón a mil.

 

Y el boom indiscutible del día Dorian, atrayendo a cientos de personas al escenario. Comenzaron con canciones del nuevo disco y terminaron por todo lo alto con canciones como Cualquier otra parte y Tormenta de arena, lanzando confeti y tiras blancas mientras cantábamos a pleno pulmón sus letras.

Luego Qwert, en Jägermusic, desde canciones populares de reggaetón modificadas hasta Borgore; mantuvo la emoción hasta que llegó al otro lado Varry Brava, con Un nuevo giro y Un sitio perfecto.

Además, en ningún momento el escenario Ambar se quedaba sin música, entre artista y grupo teníamos un Dj que mantenía el ambiente por si querías quedarte allí guardando sitio para el siguiente concierto. Lo que daba mucho juego si estabas con un par de amigos.

 

Segundo día. Sábado 26. La hora del tardeo llega al festival, desde las 16:00 ya hay música en el escenario de electro, con cerveza y platos de comida por la zona. Hoy los artistas más aclamados son de indie, L.A., Izal y La Casa Azul.

Izal alternó canciones de su antiguo disco, más enérgico, y el nuevo, más tranquilo. Fue una gran idea porque pasabas de pegar saltos con todo el público a mover las manos y cerrar los ojos juntos. No faltaron canciones como Pausa, El pozo, Copacabana, y La mujer de verde. La casa azul fascinó al público con El momento y La Revolución sexual. Fue un trío apoteósico en el escenario Ambar. Aunque la espera de Izal a La casa azul fue un poco larga.

 

De lo que no cabe duda es que fue una experiencia inolvidable y para repetir. Cada artista tenía un juego de luces psicodélico que te dejaba embriagarte por completo de la música. El sonido no se podía escuchar mejor. El lugar perfecto, para poder desconectar por completo sin alejarte de la ciudad (lo que se agradece en cuanto accesibilidad y transporte). Y los artistas, llenos de energía y sacando lo mejor de sus temas y ellos mismos volcándose en el escenario por completo. Y por último, que a veces pasa desapercibido, la limpieza la tuvieron muy en cuenta, tanto de los escenarios como de los baños (que había un montón en varios puntos).

Sólo nos queda algo que decir: ¡SpringFestival 2019 te estamos esperando!

Todas las imágenes de esta entrada fueron cedidas por el SpringFestival.