Sonriendo hasta la encía, sonriendo desde el corazón

Sonriendo hasta la encía, sonriendo desde el corazón

https://yt3.ggpht.com/-IpdqRT9VdBs/Up9194p0S6I/AAAAAAAAAeQ/M6m04bC08sk/w2120-fcrop64=1,00005a57ffffa5a8-nd/channels4_banner.png

175431_1663994076632_2520669_o

“Simplemente Freedom”

Como dice Hombres G “Hoy me he levantado dando un salto mortal, he echado un par de huevos a mi sartén, dando volteretas he llegado al baño, me he duchado y he despilfarrado el gel. Porque hoy…”  Me levanto de la cama dispuesto de comerme el mundo.

 

Pero como un zombi llego al baño y me miro al espejo, allí veo esa sonrisa que me recuerda que puedo perderla en cualquier momento, porque siempre hay algún motivo, aunque sea minúsculo, pero aun así vuelvo a sonreír.

Todas las mañanas desde hacía un tiempo eran iguales desde esa cama y ese gotéele tan de los 80, y ese miedo a mirar el móvil. No hay un momento exacto en el cual cambia tu vida, pero hoy me siento libre. Solo le debo pleitesía a la gente que amo y me aman, y aun así soy libre de compromisos, de ataduras y de normas… “Por que hoy… algo me dice que voy a pasármelo bien…”

 

“Voy por la calle… y he visto una luz”

Salgo de mi casa con mi chupa y mis cascos, quien me conoce saben que siempre voy en mi propia dimensión con una sonrisa que rivaliza con la propia luz. Aunque pueda sentirme solo por la calle me obligo a arquear mi boca unas cuantas veces al día. Y aunque parezca mentira encuentro siempre un poco de luz. Ya lo dice M-Clan “He visto una luz, hace tiempo Venus se apagó, he visto morir una estrella en el cielo de Orión. No hay señal, no hay señal de vida humana y yo perdido en el tiempo, perdido en otra dimensión.”

“Camino sin rumbo fijo entre un millar obligaciones”

Transito en el camino de la vida sin una dirección clara, pero lo que está claro es que ese camino, es mi camino y soy yo el capitán de mi mundo, no soy espectador de mi vida, no soy el secundario gracioso, ni el extra entre bambalinas, sino que soy el protagonista de mi vida. Hoy es mi día y por orgullo, por cojones, por ella, por mí. Me niego a venderme a cualquier precio, ni a nada, ni a nadie. Porque pueden comprar mi tiempo, pero no podrán comprar mi sonrisa, mi sonrisa hasta la encía.

Mis ojos se clavaron en su sonrisa y me contagio de felicidad hasta la encía

 

 

¡Comparte! Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on TumblrPrint this page