La visión del Punto Lila Villena en el Gazpatxo Rock 2018

La visión del Punto Lila Villena en el Gazpatxo Rock 2018

El pasado 24 de enero, en Ayora, se celebró el Gazpatxo Rock, festival reservado cada año para el mes de febrero, pudiendo disfrutar en este de grupos de rock, rap, punk, ska, etc. Este año se hizo cabida la presencia del Punto Lila Villena, espacio para garantizar un festival libre de agresiones sexistas, el cual nos dará su punto de vista sobre algunas cuestiones.

 

Por desgracia, solemos entender la idea de que en los festivales de rock la gente tiene más respeto hacia las compañeras, pero lo cierto es que siempre han surgido actitudes y sucesos que no han permitido las mujeres disfrutemos con plena libertad del festival. Por ello, son cada más los festivales que optan por garantizar la seguridad de sus asistentes contando con la presencia de un Punto Violeta, que suele estar organizado por asociaciones feministas de una localidad en concreto.

 

 

                                                                      Punto Lila Villena en el Gaztpatxo Rock 2018

 


¿Por qué es importante la presencia de un punto violeta en los festivales de música?

Un Punto Violeta es un espacio compuesto por mujeres que informa al público asistente sobre las actitudes y agresiones machistas y sobre cómo prevenirlas. El principal objetivo es evitar este tipo de agresiones y comportamientos, así como atender y apoyar a las víctimas.

El Punto Violeta de Villena realizó previamente un plan de actuación para llevar a cabo según las quejas ocasionadas. Así, se realizó una reunión con el cuerpo de seguridad del festival para llegar a un acuerdo en caso de existir problemas con alguno de los asistentes. Lo más común es vetar la entrada a aquel que causa problemas a alguna de las chicas del público. Sin embargo, en esta ocasión y afortunadamente, no fue necesario llegar a ninguna de las medidas planteadas, aspecto que nos enorgullece.

 

¿Existe aceptación por parte del público del festival?

En el Gazpatxo Rock nos encontramos con bastante aceptación por parte del público. La gente se acercaba, le informábamos de nuestra labor y les repartíamos pulseras y pegatinas con lemas como “Tu lucha es mi lucha” y “Viva y libre”. Muchas personas nos hicieron varias preguntas y nos consultaron sus dudas con mucho respeto y en este caso, se las resolvimos e intentamos dar más información sobre el movimiento feminista y la labor de los puntos violetas en eventos como este.



¿Hicieron mención en el escenario del Punto Lila por parte de las bandas asistentes?

En general, las bandas mencionaron desde el escenario la actuación del Punto Lila y muchos grupos llevaban puesta la pulsera que desde nuestro stand, proporcionado por parte del festival, repartíamos al público asistente.

Sin embargo, últimamente están saliendo a la luz anécdotas y vivencias de chicas que han sufrido acoso y actitudes machistas por parte de miembros de algunas de las bandas más conocidas en los festivales. Por ello, pedimos que el comportamiento de los miembros de los grupos de música sea prudente y exigimos que tomen conciencia de la importancia del respeto a las mujeres y de la deconstrucción de los cimientos machistas. Invitamos a la reflexión y a la información.

 

¿Cómo consideráis el panorama musical en la actualidad desde un punto de vista feminista?

Desde hace mucho tiempo la música rock, ska, rap y en general, la música de festivales de estas características, ha estado reservada al mundo masculino, encontrándose numerosos grupos de música cuyos componentes son todo hombres. Quizá por esa normalización de la sociedad a vincular a los hombres con el rock, las mujeres durante muchos años han quedado al margen de este tipo de música, siendo solamente visibles en colaboraciones o como voces secundarias en las canciones más sentimentales de estas bandas.

La intención de las organizaciones feministas es, también, visibilizar el papel de la mujer en su papel activo en los escenarios, fomentando la incorporación de bandas femeninas en los festivales y alentando a las mujeres a constituir bandas de música, dejando a un lado el que las mujeres seamos meramente fans y público en festivales de rock.

 

¿Una conclusión final?

En general la aceptación fue bastante buena, si bien es necesario que la sociedad en general adquiera más información sobre el movimiento feminista y otorgue la importancia merecida, adquiriendo nuevas actitudes más respetuosas para garantizar que todas las personas puedan disfrutar en las mismas condiciones.

Además, creemos importante que la organización de festivales y grandes eventos musicales no solamente cuente con un Punto Violeta, sino que también exista un protocolo de actuación y cuenten con más mujeres en los escenarios para garantizar igualdad de condiciones en este ámbito musical.